Llevo tres meses controlando mi contabilidad personal con servicios online y esto es a lo que me ha ayudado


650_1200.S.Contabilidad

Vivimos en una época en la que ya ni siquiera nuestros propios padres, con toda su experiencia en finanzas personales aprendida a lo largo de su vida, sabrían aconsejarnos sobre lo que puede venir. Una crisis económica global y una sociedad que motiva a consumir de forma desproporcionada ha hecho que consideremos afortunada a cualquier persona que no tenga deudas.

Por eso, cada vez más gente utiliza alguna aplicación o servicio online para mantener a raya sus finanzas. Pueden ser utilidades simples o plataformas completas en las que poder incluso generar informes (vimos algunos ejemplos hace poco), y que ayudan a evitar sustos económicos. Personalmente llevo probando este tipo de servicios durante un tiempo, así que ahí van mis conclusiones para todos los que os lo estéis planteando.

Tú eres el que domina la aplicación, no al revés

Lo primero que hay que dejar claro es que cada persona tiene su forma de controlar el dinero, y eso sí que no va a haber aplicación o servicio capaz de cambiarlo. La aplicación pedirá siempre fuerza de voluntad para que esa persona se anime a mantener un control regular y frecuente, pero si esa aplicación no se adapta a las costumbres del usuario no hay nada que hacer.

Por eso, casi todos los que llevan tiempo gestionando su contabilidad desde hace tiempo han probado infinidad de alternativas buscando ese “programa perfecto” que se ajuste como un guante a esas necesidades. Deja que te ponga en antecedentes: ese programa no existe. Pero sí que puedes encontrar opciones que se acercan.

Lo primero que debes tener en cuenta es que gestionar tu contabilidad con alguna aplicación o servicio online es algo que va a implicar algo de tareas extra durante el día. Si lo quieres hacer bien, tendrás que ir apuntando todos tus gastos por pequeños que sean, y eso supone utilizar una aplicación móvil y consultar números ante gráficos de resumen.

Aplicaciones completas VS utilidades simples

App Grafico

Hay servicios muy completos, como por ejemplo Fintonic, que cubren todos y cada uno de los aspectos de nuestros gastos diarios. Si te compras un helado, puedes catalogarlo de forma exacta en ese servicio. Incluso se conecta a tu banco para catalogar automáticamente aquellas compras que haces con tarjeta de crédito, lo que te ahorra bastante trabajo manual.

Para los obsesivos del orden, este tipo de aplicaciones son perfectas. Pero puede que quien no esté acostumbrado a mantener tan a rajatabla sus finanzas se de cuenta de que es demasiado “pesado” catalogar su economía céntimo a céntimo. Es en ese momento cuando uno busca opciones más simples como BUDGT.

En este caso la gestión es mucho más básica: apuntamos gastos pero ya no estamos anclados a un sistema fijo y complicado sino a una pequeña utilidad que nos ofrece crear nuestras propias categorías y que nos da un modo rápido y simple de ir apuntando gastos. Claro, si tienes pensado estudiar cómo influyen gastos muy concretos en otras partes de tus ahorros quizás con esto no tengas suficiente, pero si lo único que quieres es tener siempre una idea de cómo llevas el mes económicamente, este tipo de aplicaciones suelen ser las adecuadas.

Calculos

Personalmente, y tras estar bastante tiempo probando servicios de ambos frentes, esto es lo que creo que tendría que tener una aplicación que generalmente sea capaz de ayudar a todo el mundo:

  • Hay que tener todos los datos que ofrece el servicio a mano, en todo momento. Nada de una aplicación móvil simple e incompleta que te obligue a encender un ordenador para verlo todo. De eso pecan varios de esos servicios “completos” de los que os hablaba antes.
  • La tarea de apuntar un gasto tiene que ser muy simple y muy rápida. Algo que no dé pereza.
  • Si hay que priorizar plataformas, prioriza primero el smartphone.
  • Dos enfoques: saldo y gastos mensuales, y proyección de ahorro a largo plazo. Sin pasarse con los gráficos y con los datos excesivos, estas son las dos cosas que deberían facilitar siempre las aplicaciones.
A veces, lo mejor es combinar una aplicación simple con una hoja de cálculo hecha a nuestra medida

Por eso, mi consejo será siempre que busquemos un equilibrio entre un servicio obsesivamente completo que exija apuntar cosas a rajatabla y una utilidad móvil con las suficientes funciones como para ver si vamos bien este mes y si a nivel general tenemos una forma fácil de ver si deberíamos cambiar de hábitos de consumo.

Si ves que una aplicación móvil no te da toda la información que buscas, busca alternativas. Si ves que un servicio te da tanto trabajo que te provoca pereza al apuntar gastos, busca alternativas. Ojo: puede que la combinación de una de esas aplicaciones móviles simples y una hoja de cálculo hecha a mano por nosotros mismos también valga la pena. Pero la clave es que puedas estar permanentemente al tanto de cuánto dinero te has gastado y cuánto puedes gastar tanto hoy como el mes que viene dependiendo de tus objetivos.

Imágenes | Dave Dugdale, reynermedia, Fintonic
En Genbeta |

miguel-lopez  Google+ @mlopca

Editor en Genbeta

Origen: Llevo tres meses controlando mi contabilidad personal con servicios online y esto es a lo que me ha ayudado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s